Socorro! Me he quedado pegada a unos PANECILLOS CASEROS

11 Jul

Pues eso ha sido más o menos lo que me ha pasado al ponerme con esta receta. Todo culpa de mi manía de guardar la harina antes de tiempo. Me he puesto a amasar y me he quedado literalmente pegada al mármol de la cocina y a mi maravillosa masa para panecillos merendables. He tenido que despertar a mi respetable que estaba durmiendo la siesta y me ha mirado con cara de odio ancestral, para que me acercase la harina y me la extendiese por el mármol de la cocina. Al final he logrado despegarme de la masa, amasar un ratito más y hornear unos suculentos panecillos caseros. Ya me he dado un homenaje untándolos con queso y mermelada de melocotón. Adiós operación bikini este año. Aquí va la receta.

INGREDIENTES

  • 300 grs. de yogur natural
  • 20 grs. de nata para cocinar
  • 50 grs. de harina integral
  • 300 grs. de harina normal
  • 3 cucharadas de AOVE
  • 1 sobre de levadura química
  • 1 cucharilla tamaño café de sal
  • 1 vasito de leche con sal para pintar los panecillos

Mezclamos todos los ingredientes en un recipiente, excepto la leche con sal que reservamos para pintarlos. Integramos bien todo hasta tener una masa homogénea y vamos amasando sobre una superficie enharinada. Cuando tengamos lista la masa, la dividimos haciendo unas cuantas bolas de unos 100 gramos. Alargamos un poquito las bolas por las puntas, dándole más o menos forma de panecillo. Encendemos el horno a precalentar a 200 grados. Seguidamente, colocamos un papel de hornear sobre la bandeja del horno y tiramos un poco de harina por encima para evitar que se pegue la masa. Ponemos nuestros panecillos sobre la bandeja del horno y los pincelamos con la leche con sal que habíamos reservado. Les hacemos dos o tres cortes transversales y al horno. Los dejamos 20-25 minutos a 200 grados y estarán listos para merendar.

Bon profit!

FUENTE: http://www.pequerecetas.com/

Como un alien puede ser un BIZCOCHO DE ALMENDRAS

28 Jun

Este es un bizcocho que se hace en un ris ras y dura aún menos. La verdad es que la relación calidad-tiempo empleado es óptima. Sólo hay que tener un poquito de cuidadín con el molde que uséis para que no os llevéis un susto cuando vayáis a echarle un vistazo al horno. Si el molde no es lo suficientemente profundo puede que os encontréis con un alien de harina y almendra tostándose tan ricamente en vuestra cocina. A mí me pasó eso la primera vez que lo hice, lo confieso, pero al final después de dialogar con mi horno y con el alien logré sacar del horno un bizcocho digno sin añadir ninguna quemadura más a mis trofeos de guerra reposteril. Avisados estáis, si hacéis este bizcocho: molde profundo porque la masa sube mucho. Por otra parte os animo a que lo probéis. En mi casa no duró más de una tarde y por ahora es el primero del top ten. Y sin más preámbulos, vamos al turrón!

Image

INGREDIENTES BIZCOCHO

  • 500 grs. de harina
  • 250 grs. de azúcar
  • 250 ml. de nata líquida normal de cocinar (no de montar)
  • 4 huevos
  • 16 grs. de levadura en polvo
  • 1/2 limón rallado
  • 8 grs. de azúcar avainillada

INGREDIENTES COBERTURA DE ALMENDRA

  • 250 grs. de azúcar
  • 8 grs. de azúcar avanillada
  • 125 grs. de mantequilla
  • 4 cucharadas soperas de leche
  • 150 grs. de almendra laminada

Precalentamos el horno a 200 grados y engrasamos el molde que vayamos a usar. Mejor que sea grandecito, que con 500 grs. de harina el que avisa no es traidor.

Mezclamos en un recipiente la nata, 250 grs. de azúcar normal y 8 grs. de avainillado, junto con una pizca de sal y los 4 huevos. Batimos bien y vamos añadiendo poco a poco la harina tamizada junto con la levadura. Como es mucha cantidad, mejor añadirla en tres veces como mínimo. Añadimos una parte de la harina y removemos bien y así sucesivamente hasta que tengamos toda la harina añadida. Echamos a la mezcla la ralladura de limón y continuamos batiendo hasta que nos quede una masa un poco elástica.

Vertemos la mezcla sobre nuestro molde previamente engrasado y alisamos bien para que quede lo más uniforme posible. Horneamos a 200 grados unos 10 minutos. Ahora pasamos a preparar la cobertura de almendra. Tan sencillo, como derretir la mantequilla en el microondas unos segunditos y mezclarla con 250 grs. de azúcar normal y otros 8 grs. de avainillado. Después añadimos la almendra y las 4 cucharadas de leche y mezclamos bien.

Como ya habrán pasado 10 minutos y puede que vuestro alien ya se haya formado en el horno si no me habéis hecho caso con lo de usar un moldecito grande, abrimos el horno sacamos nuestro proyecto de bizchocho o de alien y lo cubrimos uniformemente con la cobertura de almendras que hemos preparado. Lo metemos otros 10 minutos aproximadamente al horno para que se acabe de cocer la masa y se tueste un poco la cobertura. Para verificar que el bizcocho ya está cocido lo pinchamos con un palillo y si sale limpio es que ya está listo, si no está, podéis apagar el horno y dejarlo dentro un poquito más para que se acabe de hacer.

Bromas aparte, es un bizcocho muy fácil de hacer y bastante resultón, la almendra ligeramente tostadita le da un sabor espectacular y seguro que os queda suculento si os animáis a prepararlo.

Bon profit!

FUENTE: http://www.pequerecetas.com/

Érase una vez una TARTA DE MELOCOTÓN

25 Jun

Hoy inauguro estas páginas con una receta fácil y sencilla, muy apetecible cuando llega el buen tiempo y el calor y los mosquitos ya se han aposentado. Y por qué Cooking in the night? Porque la noche significa calma, silencio y horas solitarias para que los noctámbulos de nacimiento podamos dedicarnos a nuestros placeres ociosos mientras la casa duerme, el gato ronronea en el tejado y las estrellas brillan en el cielo. Y sin más preámbulos, entremos en harina y pongámonos con esta sencilla y deliciosa receta que no os robará mucho tiempo.

INGREDIENTES

  • 3 Huevos tamaño L
  • 150 grs. de harina
  • 1 vaso de azúcar
  • 300 ml. de leche
  • 1 cucharadita (tamaño las de café) de esencia de vainilla
  •  1 limón rallado
  • 1 lata de melocotón en almíbar medianita

Primero mezclamos y batimos los huevos, la harina tamizada, el azúcar, la ralladura de limón y la leche hasta que empiece a hacer burbujitas, es decir, empiece a entrarle aire a la mezcla. Paramos y añadimos la esencia de vainilla. Continuamos batiendo un poco más y tendremos toda la masa con burbujitas de aire. Es el momento de poner el horno a precalentar a 180 grados.

Untamos un molde desmoldable o de silicona con mantequilla a temperatura ambiente y vamos poniendo el melocotón dentro. Yo corté cada mitad de melocotón en dos, pero va a gustos.

Vertemos nuestra mezcla de huevos, harina … sobre el melocotón del molde y metemos el molde en el horno a 180 grados, mejor con la función de aire, si vuestro horno la tiene. Lo dejamos 35-40 minutos, pero esto depende mucho de la personalidad de vuestro horno. Como el mío es fogoso y temperamental con 35 minutos bastaron y si me descuido tengo tarta a la barbacoa, pero es que mi horno es así, un Teka normalito al que le bulle la sangre rapidito.

Espero que os haya gustado mi primera receta sencillita, sencillita y si os animáis a hacerla seguro que quedaréis como unos reyes con vuestros comensales y de la tarta no quedará ni un bocadito de hormiga.

Bon profit!

FUENTE: http://lacocinadetartadefresa.blogspot.com.es/